Buscar

23 de mayo de 2010

PREFACIO.

No podía correr más, mis piernas no respondían, tenía que correr, la primera vez que tenía que correr por mi vida y no solo de juego. Esta vez, corría por salvar mi vida.  ¿Cómo había ocurrido todo eso? ¿Porque tuve que pasar de estar jugando a tener que salvar mi vida y la de mi familia?
No podía mas, ¿me dejaría morir? Y lo más importante ¿dejaría morir a mi familia?. No podía dejarlos morir, si yo quería morir podía hacerlo, pero no ellos, ellos no merecen un final de esta manera. Todo esto era mi culpa.
Fui hasta el establo de la familia y agarre a galleta para irme con ella, ya que no podía más me trepe en ella y galopee a toda velocidad que pude dejando atrás el pueblo. Me dolería dejar a mi familia pero eso era lo mejor para ellos. Los extrañaría, pues claro eran lo más importante para mí, aunque antes no había pensado en eso.
¿Cómo podía haber pensado que él era mi todo? ¿Cómo se había hecho lo más importante?  Sabía que él era mi fin, pero no me importaba, yo lo amaba y sería capaz de seguirlo hasta el fin del mundo. Solo el me ha hecho sentirme así, nunca había querido a alguien de esa manera, era amor, amor puro y verdadero. El querría acabar con mi vida, yo lo sabía y aun así no me importo, por el yo daría todo. Por eso tenía que huir con él para poder ser libre y alejar a mi familia del peligro que el emitía.
-          Has llegado – dijo su hermosa voz seductora
-          Te dije que vendría, ahora vamos, sube no hay mucho tiempo, vámonos
-          ¿Por qué tanta prisa linda?
-          Estoy impaciente
Monto a galleta y nos alejamos aun más. No podía creerlo, ¿Realmente estaba dejando a mi familia por aquel chico guapo, para poder estar toda la eternidad junto a él? Sabía que era una estupidez. Pero lo amaba y el a mí. Tenía que luchar por nuestro amor, nada podría separarnos jamás, ahora éramos solo él y yo.
Quizá mi familia piense que yo era una caprichosa niña que solo se estaba escapando con un amor que pronto me dejaría. Pero solo yo sabía la verdad, me escapaba para vivir para siempre con él, ahora él era mi destino. El me haría vivir para siempre, y me amaría para siempre, yo haría lo mismo con él, el es mi todo…
¿Cómo podría aprender a vivir sin él? La respuesta es simple, no podría vivir sin él. Es todo lo que tengo y lo que necesito.
-          ¿Quién es ese? – dijo señalando a Damon
-          Es mi hermano ¿Por qué? – Estaba realmente confundida ¿Lo conocía? ¿Porque me había preguntado que quien era?
-          Dile que si nos quiere acompañar…
¿Qué ocurría? ¿Por qué querría que nos acompañara mi hermano?
Sentí su mano helada tocar mi brazo, y con su mirada penetrante que me perforaba el corazón, señalo a Damon con su cabeza.
-          Anda, pregúntale, así lo salvarías, o ¿No quieres salvarlo? – Me miro incrédulamente y sonrió
-          ¡¡Damon!!- Grite para que volteara, pero él hizo caso omiso a mi llamado -¡¡Damon!! – Volví a gritar, pero él seguía corriendo hacia la iglesia sin voltear si quiera a verme. Entonces me percate de una posibilidad, era lo mas seguro... ¡¡El Sabia lo que había ocurrido, El sabia lo que yo había hecho!!... El no quería volver a verme…

No hay comentarios: